Todo es cuestión de actitud

Todo es cuestión de actitud

 

 

Estaba en el supermercado y no salía de mi asombro de ver al cajero con una sonrisa todo el tiempo en sus labios. Dándoles los buenos días a todos los clientes y contestando sus preguntas.  Frente a mi había un caballero muy impaciente, pues el muchacho estaba explicándole a un turista los números que había en su recibo de compra (el IVU loto). El hombre en cuestión se torno muy impaciente y me mira con cara de enojo diciéndome:” “Cuando va a acabar, ya esto se está tardando demasiado”. Me sonreí y le dije, “Que bueno encontrar empleados así. Según es con él, así será con nosotros”. Efectivamente, el muchacho siguió con su amabilidad, aun cuando el hombre estaba muy molesto. Cuando llego mi turno, no pude menos que felicitarlo y expresarle mi sorpresa de encontrar a alguien con tan buen humor y tan amable.  El respondió con un: “Todo es cuestión de actitud”.

 

No importa cuál sea tu trabajo ni a que te dediques, todo está en la actitud con la que lo realizas. Si piensas que tus jefes te están sacando el juego, así será, pues estas dándole energía a ese pensamiento. Si sientes que no te gusta tu trabajo, la situación se irá empeorando cada día y llegará el momento en que será insostenible. La mayoría de las personas piensan en términos de lo que no quieren: “Ya estoy cansado de vender corbatas”, en lugar de “Estoy aprendiendo mucho de estilos y diseños, lo cual me está preparando para un mejor trabajo”. Tu imaginación es la mayor fuerza que posees. La misma proyecta experiencias sensoriales a tu mente a través del lenguaje de las imágenes, sonidos, sentimientos, olfato y gusto. Tu imaginación tiene el poder de cambiar tu realidad y puedes utilizarla a tu favor o en tu contra. Así que mientras mejor sea la información con la que alimentes tu imaginación, mejor serán los resultados.

 

Para cambiar los pensamientos de derrota es mejor preguntarte: ¿qué puedo hacer para mejorar? ¿Qué puedo hacer para cambiar mi actual situación?  En lugar de entretener la mente en pensamientos de baja frecuencia vibratoria, puedes hacer una lista de tus destrezas, cualidades y fortalezas y cómo las mismas pueden ayudarte a lograr tus metas.

 

Hay personas a las que les cuesta darse el crédito que merecen y reconocer que tienen muchas buenas cualidades. Si hacer la lista es muy difícil para ti, hazlo en tercera persona. Por ejemplo: “Maria es muy responsable. Ella es leal, trabajadora, etc.”,  luego de terminar hazla  en primera persona: “yo soy muy responsable, leal, trabajadora, etc.”  De esta manera verás todo lo bueno que hay en ti y tal vez por primera vez entiendas que eres un ser de luz, valioso y lleno de magnificas cualidades y destrezas que te pueden ayudar a alcanzar el éxito que tanto deseas.

 

Si aun así te es difícil encontrar tus fortalezas y tu dialogo mental es uno de “no sirvo para nada”. Haz el ejercicio de la siguiente manera: en un papel pon la lista de lo que piensas no te deja lograr el éxito y al lado pon la cualidad que hace falta para cambiar ese sentimiento de fracaso. Por ejemplo: ‘Procrastinar” – “Tomar acción”; “Miedo” – “Valentía”, “No sirvo para nada” – “Soy el mejor”. Al terminar la lista estúdiala bien y haz la firme determinación de trabajar para cambiar y mejorar tu calidad de vida.

 

Cuando hacemos nuestro trabajo con alegría, no importa el que sea, todos lo van a notar y te admirarán. La energía sube, eso se nota y se siente y se te irán abriendo puertas si eres consistente con tu actitud de servicio a los demás. Estudia, lee e infórmate para que puedas tomar sabias decisiones y seas un ejemplo de superación para todos los que te rodean, comenzando contigo mismo(a).

 

Ma Prem Bhama

 

 

 

maprem@onelinkpr.net

 

 

 

Submit a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>