Las Afirmaciones

¿Qué es una afirmación? Una afirmación es un decreto que hacemos conscientemente de algo que queremos que suceda en nuestra vida, es una declaración de algo que  deseas.  Es algo que escoges pensar para producir resultados nuevos y maravillosos en tu vida.

Escuche a Louise Hay en una conferencia llamada “Tu puedes hacerlo” exponer que todo lo que dices es una afirmación estés consciente de ello o no. Louise Hay es conocida como la madre del movimiento de auto ayuda y ha escrito libros que siguen en la lista de los más vendidos. Entre ellos “Usted puede sanar su vida”, libro que me ayudo a cambiar la mía.

Entonces, ¿por qué afirmar que todo es difícil, que la vida no es fácil, que todo es cuesta arriba,  si puedes escoger mirar la vida desde un punto de vista alegre y divertido?

Cuando tenemos un pensamiento, cualquiera que sea, estamos enviando una señal al Universo y ésta se va a materializar. Es por eso que  cuando tenemos pensamientos de baja frecuencia vibratoria (desesperación, coraje, rencor, venganza)  esta energía va a tener consecuencias directas en nuestra vida.

Los pensamientos nos llevan a las emociones y las emociones se manifiestan en palabras. Las palabras son bien poderosas, pero más poderoso es el sentimiento que transmite la palabra. El sentimiento y/o emoción es la energía que impulsa y hace realidad nuestros pensamientos.

 

 

Una buena afirmación para cambiar nuestra percepción de nosotros mismos seria: “Acepto que soy única, me amo como soy”.  Otra podría ser: “Estoy dispuesta a cambiar lo que sea necesario para mejorar mi vida.”

Siempre debes hacer tus afirmaciones en tiempo presente, ya que el lugar de poder es el ahora y cuando aceptamos que queremos un cambio en nuestras vidas en ese momento ya hay un cambio, ese es nuestro momento de poder. Cuando entendemos e internalizamos que ya es suficiente, que ya no vamos más con la situación que estemos pasando y  queremos trabajar para cambiar, comienzan a suceder eventos en nuestras vidas  que se conocen como sincronización o alineamiento.

Una manera de liberarnos de las cadenas que nos atan es reemplazar nuestros pensamientos de derrota y frustración por pensamientos de poder. Una afirmación que escuche de Louise Hay y que entiendo nos ayuda a aumentar nuestra vibración energética es: “Te perdono y me perdonas, te bendigo y me bendices”. Al perdonar es más fácil que tengamos pensamientos de amor y cuando bendecimos a alguien la alta frecuencia vibratoria del sentimiento nos reconecta con esa fuerza superior del Amor que obra cosas maravillosas en nuestra vida y en la vida de todos los que nos rodean.

Una de mis clientas me menciono que ella afirmaba que tenía trabajo más que suficiente y eso no era cierto, pues en ese momento no tenía clientes y estaba pasando una situación financiera de mucho reto. Sin embargo, siguió haciendo sus afirmaciones y meses más tarde tenía tanto trabajo que pensaba iba a tener que contratar a alguien para que la ayudara.

Necesariamente, no tenemos que creer lo que afirmamos. No te preocupes si crees o no, ocúpate de seguir repitiendo tus afirmaciones. Si lo creemos es mucho mejor, pues cuando creemos estamos conectando con la energía Divina del Universo y junto con nuestro plan de acción, podemos materializar lo que estamos afirmando.

Las técnicas

La encomienda es repetir diariamente la afirmación recomendada, por lo menos quince veces cada una, escogiendo cualquiera de los métodos expuestos.  La repetición es la que te va a ayudar a que se graben en tu mente subconsciente hasta creer que son realidad, si las puedes repetir quince veces utilizando cada uno de los métodos será mucho  mejor.

Siempre hazlas en tiempo presente y en positivo. En lugar de decir quiero el amor de mi vida, puedes afirmar: el amor de mi vida está conmigo aquí y ahora.

Mantenlas cortas para que las puedas repetir como si fueran un mantra, (Mantra = Man significa “mente”  y tra “liberar” , lo cual podríamos traducir a liberar la mente de las cadenas que la atan.) así será más fácil escribirlas, hablarlas y cantarlas.

Métodos:

Escríbelas con tu mano dominante y con tu mano no dominante.

Ponle sonido a tus afirmaciones, dilas en voz alta. Ponle melodía y cántalas.

Baila, haz tus afirmaciones al ritmo de la música y báilalas.

Pinta tus afirmaciones, ponle color a tus sentimientos.

Scrapbook tus afirmaciones, busca imágenes representativas de lo que estas afirmando.