La Yoga

Todos podemos hacer yoga. No importa en qué condiciones esté tu cuerpo. Si es grande, chiquito, gordito, flaquito, si no eres muy flexible, o si tienes algún impedimento, puedes hacer Yoga. Después de todo la palabra Yoga lo que significa es unión. Unión con la Divinidad, unión con Dios. Reconociendo que somos uno y que todos estamos hechos de los mismos átomos de los que están hechas hasta la última de las estrellas. Cuando practicamos Yoga entramos en unión con todo lo que nos rodea. La yoga no es una religión, no te impone y no es competitiva. Comienzas donde estás y como estás.

Hay varios tipos de Yoga, las cuatro grandes: Raja Yoga, Bhakti Yoga, Jnana Yoga, Karma Yoga.
1-Raja Yoga (La Reina de las Yogas) también conocida como Ashtanga Yoga
Usualmente atribuida a Patanjali a quien se le adjudica ser el primero en codificar este sistema. Las enseñanzas de Patanjali están reunidas en su libro titulado “Los Yoga Sutras de Patanjali”. Los sutras son discursos en prosa que Patanjali enseñó por la India.
Las ocho ramas o extremidades (extensiones) de Raja Yoga son:
Yama-la conducta correcta hacia los demás;
Niyama- la conducta correcta hacia nosotros;
Asana – la práctica de las posturas (Hatha Yoga);
Pranayama-el control de la respiración;
Pratyahara-la disciplina de los sentidos;
Dharana – concentración;
Dhyana- meditacion; Samadhi-Autorealizacion
2- Bhakti Yoga-la Yoga de la devoción.
 Consiste en oración, cánticos devocionales, estudio de las escrituras, servicio, vemos a Dios en todas las cosas.
3- Jnana Yoga – la Yoga del conocimiento.
Está basada en el estudio personal para llevarnos a la autorrealización. A entender quiénes somos y cuál es nuestro propósito en la vida. El Jnana yoga nos alienta para seguir cuestionando, buscando información e ir descubriendo cuáles son nuestras verdaderas creencias.
4- Karma Yoga – La Yoga de la acción.

Nuestras acciones son la manifestación de nuestra conciencia, de lo que creemos y pensamos.

Si aún crees que no practicas Yoga, vuelve a pensarlo y reflexiona. En algún momento has hecho Yoga y cuando te sientas cómodamente a meditar, cuando unes tu conciencia a la conciencia del Universo y reconoces que somos uno, en ese momento estás haciendo Yoga. Estás en unión. Así que no te desanimes si piensas que no haces Yoga, podrás comenzar a hacerla en este viaje que vas a emprender.

La Técnica:
En cada una de las áreas habrá una postura recomendada para los practicantes de Hatha Yoga y la misma postura adaptada para los no practicantes. Es importante que si no practicas Hatha Yoga hagas la modificación de la postura. Hazla suavemente poniendo atención en todo momento a tu cuerpo y lo que éste te dice. Si no te sientes cómoda en la postura, suéltala y vuelve a tu punto de origen.
Para los no practicantes de Hatha Yoga también se recomienda la postura fácil. Te sientas cómodamente en el piso o en una silla, medita y ya estás en Unión.