Detesto mi trabajo

Detesto mi trabajo
Estilos de vida
13 Agosto 2011
08:00 a.m.

Cuando trabajas sin amor y sin pasión, la vida puede ser una tortura


No me gusta mi trabajo, pero no tengo más remedio que estar aquí. ¿Qué puedo hacer?
M. Viera, San Juan

Una de las preguntas más importantes que debes hacerte es si sientes pasión por tu profesión, ya que la satisfacción laboral es una de las áreas de mayor peso para el bienestar.

En una de las encuestas hechas por Gallup, organización dedicada a la conducta humana, se reportó que solamente un 20% de los entrevistados se mostraron satisfechos con su labor. El estudio también arrojó que el sitio donde se invierte la mayor parte del tiempo influye en la personalidad. La mayoría de los trabajadores invierten más tiempo en su trabajo que con la familia y -si no son felices- esta carencia afecta su vida en general.

Por otro lado hay personas que pasan sus días sin saber si lo que hacen para generar ingresos es lo que verdaderamente les gusta. Para saber si tu trabajo es lo que te apasiona y disfrutas, hazte las siguientes preguntas: ¿Cuál es el propósito de lo que hago?, ¿Cuáles son mis mejores talentos y destrezas, y cómo puedo contribuir con ellas en mi trabajo? ¿Cuál es mi estado de ánimo el domingo, cuando sé que tengo que ir a trabajar al otro día? Si las respuestas a estas preguntas no son las más positivas es necesario que reflexiones y tomes una decisión.

Cuando trabajas sin amor y sin pasión, la vida puede convertirse en una tortura, causando depresión, ansiedad y enfermedades psicosomáticas.

Al trabajar en lo que te apasiona, el tiempo transcurre tan rápido que ni siquiera te das cuenta de que el día terminó. Te levantas con alegría y los retos los percibes como situaciones de aprendizaje. Una de las características de las personas exitosas es que se divierten en su trabajo y han explorado varias profesiones hasta encontrar su pasión.

Si en este momento estás en un trabajo que no te entusiasma intenta en tu tiempo libre hacer lo que verdaderamente te apasiona. De esta manera puedes combinar la pasión con el deber y tal vez puedas hacer una transición satisfactoria hacia lo que en realidad deseas.

Mientras tanto, intenta hacer de tu actual trabajo uno que te llene de energía. Para ello busca actividades que te gusten y en las que puedas participar. Piensa cómo puedes ayudar a que tu trabajo sea más reconfortante.

Habla con tu supervisor para que te dé más participación en los procesos que, entiendes, pueden mejorar en tu compañía y que contribuyan a lograr una mejor calidad de vida para ti y tus compañeros de trabajo durante las horas de oficina.

Pero si eres supervisor y sientes que no estás motivado recuerda que los demás van a seguir tu ejemplo. Si careces de ánimo, las personas que trabajan para ti tampoco lo tendrán. No puedes exigir algo que tú no das. Debes estar abierto a escuchar y actuar para implementar las recomendaciones.

No olvides que para ser felices en el trabajo hace falta tener una actitud mental abierta, positiva y ser valiente para expresar las necesidades de una forma apropiada y ecuánime.

La autora es coach de vida certificada. Para contactarla puedes escribirle a maprem@onelinkpr.net.

Submit a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>