Cuando quieres saber tu futuro

Cuando quieres saber tu futuro
Estilos de vida
19 Febrero 2011
07:30 a.m.

¿Es necesario el psíquico?


Cuando tenemos que tomar una decisión, escoger entre una cosa u otra y saber si la decisión que tomaremos es la correcta, la reacción natural es querer saber nuestro futuro. En ese momento pensamos que sería buena idea ir donde un psíquico para que nos diga el futuro. Algunos piensan que éste es un don de unos pocos y al afirmar esto están negando el amor infinito de Dios, quien no nos ha dejado sin herramientas en este planeta. Tenemos un sistema energético que nos ayuda a sentir e intuir cuál es la mejor decisión y acción a tomar.

Cuántas veces no ha sonado el teléfono y sabemos quién está al otro lado de la línea. A veces estamos en una fiesta y en medio del ruido podemos escuchar nuestro nombre. Estas son pequeñas muestras de nuestra intuición, ese sexto sentido del que tanto hemos escuchado y que todos absolutamente todos poseemos.

Alguna de las preguntas más comunes que me hacen mis clientas son: ¿cómo está mi salud?, ¿Cómo me va a ir en el trabajo nuevo? ¿Debo cambiar de trabajo? ¿Voy a encontrar el hombre/la mujer de mi vida?, ¿Debo comprar una casa o hacer otra inversión? Es en ese momento que les explico que al aumentar su energía pueden enfocar su atención y escuchar la respuesta, así podrán saber cuál es la acción a tomar.

Para desarrollar tu intuición y tu habilidad psíquica natural, solamente necesitas estar dispuesta a hacerlo, el resto es práctica. La intuición es como un músculo, mientras más la uses, más se desarrolla. También algunas de las herramientas que puedes utilizar son la meditación, la yoga y el tai chi.

De igual manera es necesario estar atentos a nuestros sueños, ya que en este estado de descanso nuestra energía no está atada al mundo físico y podemos recibir la información que estamos buscando. CJ Jung ve los sueños como un proceso en el cual la mente aprovecha para limpiarse y refrescarse. Cuando aprendemos a interpretar los símbolos individuales que se nos presentan en sueños podemos entender el mensaje y tomar la acción adecuada.

Pete Sanders, en su libro “Tu eres psíquico”, nos habla de cómo utilizando nuestro propio cuerpo podemos saber la respuesta a nuestras interrogantes. La central eléctrica que es nuestro cuerpo (cerebro, sistema nervioso en el plano físico y en el plano energético los chakras) tiene, de acuerdo con el autor, cuatro centros principales de recepción psíquica, y describe estos centros y habilidades.

 El primer centro es el de sentimientos o sensaciones psíquicas. Este centro está localizado en el tercer chakra o plexo solar y nos ayuda a recibir información de nuestro entorno y de los sitios que visitamos o de las personas que conocemos. El segundo es la intuición psíquica o saber más allá de toda duda. Este centro está localizado en el séptimo chakra, más arriba de nuestra cabeza y nos ayuda a intuir lo que puede suceder en determinadas situaciones. El tercer centro es escuchar psíquicamente o la voz que nos habla desde nuestro interior. Está localizado en ambos lados de la cabeza, más arriba de nuestros oídos. Es la parte de nuestro cerebro llamada lóbulo temporal y nos ayuda, entre otras cosas, a escuchar mejor la voz de nuestro interior. El cuarto centro está localizado en el entrecejo o el tercer ojo (sexto chakra) y el autor lo describe como visión psíquica. Este centro nos ayuda a ver más allá de las apariencias.

¿Qué podemos hacer para tener acceso a estos centros de energía? Una de las herramientas más poderosas es meditar. La meditación unipuntualizada nos ayuda a enfocarnos atentamente en la respuesta a nuestras preguntas. Primero busca un sitio donde puedas estar en silencio. Siéntate cómodamente con la espina dorsal (nuestra antena) bien derecha. Si estás sentada(o) en una silla, las manos pueden ir en las rodillas y la planta de los pies firmes en el piso. Pon las manos en los muslos arriba de las rodillas. Cierra los ojos y pon tu atención en la respiración. Haz esto por aproximadamente 15 minutos, respira profundamente. Si algún pensamiento llega, relajadamente y sin tensión vuelve al foco de tu meditación, la respiración relajada. Enfócate en el área de recepción psíquica que quieres desarrollar. Abre los ojos lentamente. Si escuchas atentamente verás como recibes la información que necesitas.

La autora es coach de vida certificada. Puedes contactarla accediendo a maprem@onelinkpr.net.

Submit a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>